Yoga - Entra en ti mismo

El dolor de espalda y los trastornos del metabolismo de los lípidos son enfermedades comunes en Alemania. Especialmente el trabajo en la oficina y el poco ejercicio promueven el dolor de espalda y cuello. El estrés y un estilo de vida poco saludable ejercen una presión adicional sobre nuestra psique. Prevén estas enfermedades de manera óptima. Entrena los músculos de la espalda sentándote de forma dinámica, en movimiento constante y manteniendo el equilibrio. El ejercicio regular también fortalece los músculos, promueve la circulación y mejora la resistencia. Esto también pondrá en forma tu sistema inmunológico y aumentará tu bienestar.

Yoga y Pilates se enfocan en entrenar los músculos del equilibrio. Balones de ejercicio, cojines de equilibrio y colchonetas de ejercicio son parte del equipamiento básico. Durante el entrenamiento de Pilates, la atención se centra en la ejecución correcta y fluida del ejercicio. Tu sentido del equilibrio será desafiado a lo largo del ejercicio. Los ejercicios de Pilates son muy efectivos y moldean tu figura. La rehabilitación muscular después de un accidente o en la vejez es sumamente importante para recuperar la calidad de vida. Al mismo tiempo, sin embargo, los músculos no deben estirarse demasiado. En terapia, esto se logra, por ejemplo, con entrenamiento en la pelota de ejercicios. Dado que hay muchas formas de hacer ejercicios en el entrenamiento del equilibrio, es inevitable un entrenamiento variado. Con un entrenamiento efectivo, mejoras tu equilibrio y fortaleces tus músculos. Como resultado, la intensidad de los ejercicios individuales es mayor y el objetivo de entrenamiento se puede alcanzar más rápidamente.

El yoga también está muy de moda hoy en día para los ejercicios de embarazo y posparto. Porque los ejercicios con balón permiten un desarrollo lento y continuo de los músculos. El foco de los ejercicios postnatales es el suelo pélvico. Durante el embarazo, el suelo pélvico se tensa y se estira, ya que tiene que soportar un peso no natural. Si no se ejercita el suelo pélvico después del embarazo, este músculo se afloja. Esto puede conducir a la relajación del músculo del esfínter, es decir, incontinencia urinaria, especialmente en la vejez.