Artes marciales: tu victoria segura

Hay muchas razones para empezar a practicar artes marciales. Como equilibrio en la vida cotidiana, para reducir la agresión o para recuperar el cuerpo. El entrenamiento de boxeo y artes marciales es duro y requiere disciplina, pero también es divertido y los resultados del entrenamiento son impresionantes. La resistencia, la velocidad y la fuerza muscular son igualmente importantes en las artes marciales. Todo el cuerpo se utiliza en el boxeo, MMA y peleas a puñetazos y la interacción de los grupos musculares individuales se entrena intensamente. Esto mejorará tu coordinación, resistencia, velocidad y fuerza. Para no lastimarse durante el entrenamiento, son esenciales los guantes de boxeo acolchados o guantes de lucha libre y protección para la cabeza o la boca.

El entrenamiento se realiza libremente, en el saco de boxeo o en el ring de boxeo. Especialmente en el saco de arena o en el saco de boxeo entrenas tu potencia, puntería y técnica. En una pelea contra otra persona puedes medir tu fuerza y ​​mejorar tu técnica. Las artes marciales también son adecuadas para niños y jóvenes. Especialmente los niños con demasiada energía pueden aprender a manejar su energía y seguir reglas. Durante el entrenamiento se utilizan las denominadas almohadillas de entrenamiento, que minimizan el riesgo de lesiones. Según el tamaño y el peso, los guantes de boxeo están disponibles en diferentes pesos. El peso se da con la abreviatura Oz y describe el acolchado. Además, se pueden poner vendajes deslizantes para que no te resbales en los guantes y tengas un agarre firme. El guante interior absorbe el sudor.

Mejora tu resistencia, fuerza y ​​coordinación saltando la cuerda. Una cuerda para saltar ocupa poco espacio y se puede llevar a cualquier parte. Los boxeadores han reconocido el beneficio durante mucho tiempo, por lo que saltar la cuerda es una parte habitual del entrenamiento de boxeo. Además, saltar la cuerda quema muchas calorías. Saltar la cuerda también se puede variar fácilmente y nunca se vuelve aburrido.